Vivir.

Se vive de ilusiones, de metas por alcanzar, de sueños que cumplir.

Se vive de la amistad, del compañerismo y de esas personas que te alegran el día a día.

Se vive de los pequeños momentos que te sacan una sonrisa, que te dejan sin respiración, momentos en los que no puedes parar de reír.

Pero también, de momentos en los que te gustaría morir y en los que te gustaría desaparecer para siempre.

Hoy me he dado cuenta de que es con las pequeñas cosas con las que aprendes. Hoy he aprendido que la vida te hace caer, que te hará querer abandonar una y otra vez.

Hoy he aprendido que hay que levantarse, hay que saber apreciar las caídas y volver a luchar, seguir andando, seguir hacia delante.   He aprendido que hay que disfrutar de la vida, afrontarla con una gran sonrisa, y compartirla con aquellos que te quieran y a los que quieras de verdad.

En definitiva, vivir sin importar lo que venga, el qué dirán.

Vivir por ti, por tu felicidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

partes de mi

El té de Celina

Invierno sin ti.