No todavía.

Antes de nada, quiero daros las gracias por todo esto. Empecé este blog sin muchas esperanzas, nunca me había ido bien cuando me decidía a empezar uno y siempre acababan borrados o en algún lugar olvidado.
Sin embargo, ya hay más de 2000 visitas, y es todo gracias a vosotros. A vuestros comentarios, a vuestras palabras de apoyo,a vuestras críticas... Para mi esto es una manera más de crecer y una fuente de esperanza para seguir en este camino, sin rendirme otra vez. 
MILLONES DE GRACIAS.


                             ***

Hoy, tras mucho dudar, os regalo la tercera parte de "La chica del pelo azul", ya que de momento esta historia no tiene un nombre. ¿Sugerencias?  ¿Comentarios?


NO TODAVÍA


Rojo. Ese era el primer color que vi de ella aquella mañana de noviembre. Era temprano, el sol aun estaba oculto entre las nubes, entre los altos árboles del parque. Solo se escuchaba el susurrar de las hojas, el ruido del aleteo de los pájaros; y mis pisadas. 

Salía a correr todas las mañanas al amanecer y nunca la había visto, pero ahí estaba ella, sentada en las raíces de un árbol que habían vencido a la tierra y sobresalían como grandes brazos que la abrazaban, la arropaban, que la protegían...

Estaba leyendo, en absoluto silencio, ni siquiera notó mi presencia cuando tras ver su gorro de lana rojo y distinguirla, me escondí entre las pocas sombras que aún quedaban, a observarla.

Sus labios,los mismos que había visto cantar, ahora leían en un susurro desgarrador.

Levantó la mirada, me asusté como un cervatillo descubierto por el cazador, no miró en mi dirección, pero aún así salí corriendo,  quería huir, necesitaba escapar de esa mirada que podía verlo todo, que se encontraba tan perdida que nadie la hubiera podido sacar de ese laberinto ni con ayuda de un hilo.  Y yo, yo no quería perderme en ella, no hoy, no todavía.

El mismo tren, la misma hora y sin embargo no era la primera vez que hoy la veía, pero estaba, otra vez más, otra canción diferente, sin gorro rojo, sin ningún atisbo de esperanza en su mirada.

Quería hablar con ella; descubrir su voz, los secretos que guardaba, las aventuras que podía contar, si alguna vez me había visto, si yo significaba lo mismo para ella.

Igual que las dos veces anteriores se bajó poco tiempo después, hoy no había grandes finales, no había tristeza. Hoy, su mirada; estaba vacía. El tren volvió a ponerse en marcha, ella seguía allí, miraba al tren, me miraba a mi, y no pude apartar la mirada, seguiría conmigo toda la mañana, todo el día, hasta la próxima vez que me encontrara con ella.

Nunca hablamos de ese momento, cuando ya nos conocíamos es como si ese  momento en el que nuestras miradas se unieron por primera vez nunca hubiera existido, como si hubiera sido fruto de mi imaginación. Y puede que fuera así. Puede que deseara tanto su reconocimiento, que se fijara en mi, que lo vi antes de que ocurriera, como si de un sueño hubiera sido. 









Comentarios

  1. Me alegra haber conocido a alguien que viva todo su alrededor con los cinco sentidos y los demás que quedan por descubrirse, y lo plasme con palabras en esta historia, que de momento, tiene muy buena pinta. Había leído otros blogs y a otras personas, pero siempre me terminaban aburriendo o escribían entradas demasiado largas que terminaba ocurriendome lo primero. Pero tus historias son geniales, le das tu toque, incluso expones tus propios sentimientos, las decoras y están en su justa medida. Sé que siempre te digo lo que me gusta tu blog y quiero que quede aquí grabado para futuros visitantes porque sería una pena que dejaras de escribir y no te conocieran. Enhorabuena y sigue adelante, Paula! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara, eres maravillosa, y nunca me cansaré de decírtelo.
      Eres una persona con los pies en la tierra pero con los sueños y las grandes ideas volando muy alto. Desde que comencé el blog eres una de las pocas personas que siempre siempre me da su opinión, y tus opiniones me encantan; porque sin conocernos apenas sabes ver mucho más allá de lo que yo dejo ver.
      Gracias por estar siempre dando tu apoyo! Un beso más grande a ti, bonica!!!!

      Eliminar
  2. Simplemente, eres maravillosamente genial. No hay palabras para describir lo que transmites Paula, gracias por ello. No mucha gente sabe cómo hacerlo, escriben sin sentimiento (por llamarlo así).
    Tu gran admiradora, Elena :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para maravillosamente geniales tus comentarios y tu querida. Gracias por tus palabras, no sabes lo que me emociona saber que hay personas a las que les gusta lo que escribo. Mil besos Elena!!!
      Espero verte más por aquí :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

partes de mi

El té de Celina

Invierno sin ti.