00:00

Espero que os guste esta entrada, creo que es una de las que más me gustan a partir de ahora. Como siempre, me encantaría saber vuestra opinión. Gracias por leer. 


***


Madrugada.
Todos duermen a mi alrededor.

Es esa calma, cuando todo queda en silencio. Cuando solo escucho el sonido de mi respiración, el sonido del bolígrafo rasgando suavemente el papel.
Cuando todo está oscuro. Menos ese foco de luz que me mantiene despierta. Menos esa vela que siempre tengo encendida. Menos la luz de la luna que entra por las rendijas de mi ventana.

A veces, también lo siento.
Siento el silencio.
Se mete dentro. Fluye por mis venas.
Es parte de mi.
Es un silencio desgarrador.
Que no me deja más que eso, silencio. Soledad.
Porque la necesita, se alimenta de ella, vive por y gracias a ella.

Silencio. Soledad.


Cuando pronuncias su nombre es cuando se convierte en realidad.
Recuerdo a mi profesora de primaria, pidiendo que guardáramos silencio; de la mirada y de la sonrisa cómplice que mi mejor amiga y yo compartíamos, esa de "te lo escribo".
Más papel desgarrado.

Desgarrado, como ese pasado olvidado.

Silencio. Soledad. Olvido.

El silencio nos consume. Lentamente.
Como si fuéramos el cigarrillo colgado de esos labios que se olvidaron de si, de nosotros.
Como esa ceniza que vuela, dejando atrás ¿qué?

Silencio. Soledad. Olvido. Cenizas.

Muerte.

Por eso escribo.
No lleno el aire de palabras, lo lleno de sonidos.
El sonido de las hojas al pasar.
El sonido de un suspiro frustrado.
El sonido de mi garganta al tragar.
El sonido del bolígrafo cayendo de mis manos en un descuido.

Débil. Frágil. Fugaz.

El sonido es irrecuperable.
El primer llanto de un bebé, su primera risa.
El sonido de ese primer beso.

El sonido muere.

Muere.
Silencio. Soledad. Olvido. Cenizas.

Escribo para no olvidar, para recordar, para que no me olviden, para que alguien me recuerde.
Escribo porque es silencioso. Una forma de que una parte de ti muera.

Una forma de ser más, de ser cenizas, olvido, soledad.

Silencio.







Comentarios

  1. Creo que esta entrada es una de mis favoritas.
    Definitivamente, me encanta. Has conseguido que sienta lo que has escrito, que me meta en tu papel, en tu piel o en la persona que sienta eso. Sabes de sobra que vales para esto y no hace falta que te lo diga, pero sí te lo recuerdo para que motivarte a escribir estas jollitas. Sigue así. Un beso Pau!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

partes de mi

Invierno sin ti.

El té de Celina